Cada siete años, el diseñador Stefan Sagmeister cierra su estudio de Nueva York durante un año sabático para rejuvenecer y refrescar su panorama creativo. Explica el valor del tiempo libre, a menudo pasado por alto, y muestra los innovadores proyectos inspirados en su estadía en Bali.