Utilizando ejemplos que van desde unas vacaciones a colonoscopias, el premio Nobel y fundador de la economía conductual Daniel Kahneman revela cómo nuestro “yo que tiene experiencias” y nuestro “yo que recuerda” perciben la felicidad de manera diferente.

Esta nueva revelación tiene profundas implicaciones para la economía, las políticas públicas… y nuestra propia conciencia de nosotros mismos.